Barberos y clientes dominicanos se salvan en un tiroteo a barbería en Massachusetts

Varios barberos dominicanos, una empleada y sus clientes resultaron ilesos en el ataque a tiros de un encapuchado que disparó desde la calle al interior de la barbería “Reyni Hair Salon, en la ciudad de Lynn en Massachusetts, mientras los peluqueros trabajaban recortando clientes.

Las personas atacadas se vieron obligadas a huir para protegerse de las balas, pero ninguna de ellas resultó impactada por los plomos.

Rudy Bernabel, propietario de la barbería y el barbero conocido como Oscar resultaron levemente lesionados, cuando se tiraron al piso para protegerse del ataque.

Estaba tirado en el piso, tenía como un dolorcito por aquí, pensé que una bala me había tocado, me tocaba, me miraba la mano y no tenía nada, me miré aquí también y todo estaba bien”, narró Bernabel, pero mostrando una venda en la frente.

En un vídeo de seguridad de la barbería se ve al pistolero encapuchado disparando al interior del negocio.

La noticia sobre el ataque llenó de pánico a familiares, clientes, amigos de Bernabel y los otros barberos, quienes pensaron en lo peor.

“Tengo un cliente que lo conozco desde hace 18 años y cuando me llamó y yo le contesté, se puso a llorar. Eso me impactó mucho”, dijo el dueño.



Hasta el momento Bernabel no ha elaborado ninguna hipótesis del probable móvil del ataque.

“Realmente no tengo la menor idea de qué pasó, me he puesto a buscar, he visto los vídeos de las cámaras y no tengo idea de qué pudo pasar”, explicó el barbero.

La empleada dominicana Amberis Contreras arriesgó su vida, al perseguir al tirador.

“Oí cuatro balazos, hice lo que yo no tenía que hacer, pero lo hice, le caí atrás, tenía que ver quién era porque nosotros aquí todos somos una familia”, dijo Contreras.

Rudy dice que agradece a la comunidad por las muestras de cariño y apoyo y que seguirá trabajando como todos los días.

La investigación policial continúa activa y las autoridades siguen buscando al sospechoso para determinar si tenía a alguien dentro de la barbería como blanco específico.

Al cierre de esta crónica, no se habían hecho arrestos en relación al ataque del encapuchado.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *